La Oficina del Sheriff del condado de Blount en Alabama (Estados Unidos) informó en su cuenta de Facebook el miércoles que sus agentes encontraron entre 300 y 400 paquetes no entregados del gigante logístico FedEx en un cañón.

En la actualidad, no se sabe quién decidió tirar estas cajas ni cuánto tiempo han estado en la cuneta.

Después del descubrimiento, la policía se puso en contacto con un representante de FedEx y montó guardia junto al paquete para evitar un posible robo. Posteriormente, llegaron «varios camiones y conductores» enviados por la empresa para recuperar la mercancía y entregarla al destinatario.

«[…] Obviamente, esto no es solo un camión lleno de paquetes que están siendo arrojados. Creemos que esto ha sucedido en dos o tres ocasiones diferentes», citó NBC 15 News al alguacil especulando.

Por su parte, FedEx aseguró en sus comentarios en Fox News que trabajarán arduamente para entregar los «paquetes afectados lo antes posible» a sus legítimos dueños.