abril 18, 2021

Mirá Ve Cali

Noticias y más ve

El hijo de un reciclador que ahora es un famoso youtuber de cienci

En octubre del 2020, este ‘youtuber’ e ‘influencer’ le dio la vuelta al mundo cuando envió una cámara (GoPro) a la estratósfera logrando captar espectaculares imágenes de la tierra.

No obstante, Faber señala que sus videos en los que realiza desde experimentos sencillos y complejos, hasta consejos para reparar las ventanas de su vehículo con agua caliente, gozan de cierto reconocimiento a nivel internacional.

La cuenta de Facebook de este bogotano de 28 años tiene 1’023.192 de ‘me gusta’ y casi 7 millones de seguidores. En ella, habla de todo lo que lo apasiona, pero siempre con el enfoque que nació en 2017: ciencia. Además, su canal de Youtube cuenta con 282.000 suscriptores.

También es profesional en lenguas modernas de la Escuela Colombiana de Carreras Industriales y asegura que su vida no ha sido fácil, por lo que continúa luchando para que la ciencia tenga el apoyo que se merece.

Desde su apartamento en Mosquera (Cundinamarca) habla sobre sus inicios y lo que espera a futuro de las redes sociales.

Yo empecé con el tema en 2017, y desde un principio dije que quería que mi contenido les dejara algo en la mente a las personas, enseñar mis pasiones. Me sentía capaz de explicar esos temas.

Pasó mientras empezaba mi carrera en lenguas modernas, que al final también me resultó muy útil para comunicar todo lo que quería.

Desde el 2011 empecé a trabajar en el tema del marketing digital, promocionaba marcas a través de mi cuenta en Facebook, pero ese proyecto fue perdiendo fuerza hasta que en el 2017 me contactaron de esta red social para que empezara a generar contenido, no me dijeron sobre qué, solo que lo creara por un año. Y me dediqué a lo que más me gustaba.

En ese entonces yo tenía que aferrarme a lo que tuvieran en el bolsillo mis papás. En el colegio creía que era bueno en idiomas o humanidades, por eso me incliné por las lenguas modernas. Hubiera querido ser piloto de avión o algo mucho más a fin a un astronauta, pero aunque uno lo quiera mucho, uno tiene que poner los pies en la tierra, eso en Colombia es casi un requisito.

Mucha gente en Colombia tiene ese problema, que al elegir una carrera tiene que adecuarse a sus posibilidades o entrar a una pública, si tiene suerte. Por eso, muchos solo estudian, si pueden, lo que les toca.

Durante un tiempo de mi niñez mi familia, por temas económicos, tuvo que dedicarse al reciclaje. El dinero era limitado y teníamos que rebuscarnos la vida.

Vivía en un contexto complejo, yo tenía unos 12 años, y por cosas de la vida tuvimos que depender de este trabajo para mantenernos. Mi papá (Fray Samuel Burgos) tenía un camión de acarreos y en él transportábamos el reciclaje.

Más o menos desde entonces es que empieza toda esta curiosidad, a la casa llegábamos con muchas enciclopedias, libros y demás, entonces se fue formando este amor por lo desconocido.

Los últimos 15 años de mi vida los viví en el barrio Tintalá, fue una etapa muy compleja, pero importante. Una vez, en ese apartamento, una bala perdida entró por el techo y quedó al lado de un espejo que teníamos allí, quizás este evento tan simple me hizo entender lo valiosa que es la vida y que sin importar el lugar siempre hay que buscar mejorar. En medio de todo éramos felices. Había comida y techo. Mi cama fue un planchón de madera hasta el año pasado que me mudé a Mosquera. Siempre hemos sido muy unidos como familia, siempre hemos creído que esa es la solución a los problemas. Lo único que le hace falta a una familia para ser feliz es la unión.

Hoy mi papá continúa con los acarreos y mi mamá (Clara Sarmiento) es ama de casa.

En el 2007 pasa algo importante y es que llega mi papá con un computador reciclado y una CPU regalada. Por fin tuvimos acceso a un computador en la casa. Ese mismo año nos regalan la primera conexión de dos megabites, lentísimo, pero pude seguir reforzando por ese medio lo que ya había leído en las enciclopedias que leía desde pequeño. El mundo se expandió cuando conocí las computadoras.

Desde mi época como universitario empecé a fijarme en el potencial de las redes sociales, por eso empecé a trabajar con marcas en Facebook, fui el community manager de algunas empresas pero en el 2017, básicamente, me quedé desempleado porque fue perdiendo fuerza ese mercado.

Aún no se si fue suerte o un milagro, pero gracias a Dios, al universo o a lo que sea en lo que crean los que lean estas palabras, en el año de 2017 y por azar del destino, Facebook me contactó y me dio una oportunidad hasta el año 2018. Cuando terminó esa propuesta quise seguir creando contenido, me gustó lo que hacía, además me permitía pagar los recibos y colaborarle a mi familia.

En décimo grado tuve una banda musical, creíamos que era el camino pero por ahí no fue. Yo era el baterista, sé algo de guitarra y muy poco de piano pero hubo un gusto musical que no se explotó.

Al salir del colegio, me hice la pregunta que seguramente se hacen muchos estudiantes de cualquier estrato: ‘¿qué voy a hacer con mi vida?’. No tenia la idea muy clara pero a mi alrededor pasaban oportunidades (una de ellas fue ser extra y actor figurante en algunas novelas de RCN y Caracol) quería ser actor, incluso estudie con Diego León Ospina, pero ese tampoco fue el camino.

Entré a mi carrera universitaria y en mi contexto observaba las poderosas herramientas conocidas como redes sociales, así que aprendí de ellas, las observé y supe que eran un camino importante para comunicar mis pasiones, además, lo que aprendí de comunicación en mi carrera fue el complemento perfecto.

Los primeros videos que hice fueron sobre astronomía. Hablaba sobre cómo es la tierra, el sistema solar, cuánto dura la órbita de la Tierra y por qué, cómo se interpreta el tiempo en diferentes planetas, a qué huelen… información que la misma Nasa hace pública y a la que todo el mundo puede acceder.

Hay material de dominio público en páginas especializadas al que uno puede acceder, además muchos de los experimentos que realizo suelen ser el pan de cada día de muchas escuelas en Estados Unidos y otras alrededor del mundo, en otras palabras, cualquier persona puede hacerlos ya que un experimento no es más que un procedimiento

Por ejemplo, uno de los primeros que hice fue el de la combinación de Mentos y Coca Cola, y explicar a qué se debe la reacción. Yo hago muchos experimentos y siempre les doy mi matiz, mi concepto, mi opinión, como un simple aficionado a la ciencia que soy.

Muchos profesores me dicen por la calle que gracias a mis videos han podido llegar mejor a sus estudiantes, hacer sus clases más llamativas. Eso sí, quiero aclarar, los profesores son lo mejor que este país tenga. Necesitan mejores salarios y también se necesitan más profesores. Me gusta pensar que esto es una herramienta para sus clases.

Por eltiempo.com