La entidad Marítima pide regular permisos a vendedores para reapertura de playas

El contralmirante Juan Francisco Herrera Leal, director de la Dirección General Marítima (Dimar), señaló que los vendedores ambulantes deberán tramitar un permiso para poder trabajar en las playas del país, una vez se abran al público.

El oficial precisó que la la eventual reapertura de las playas es una oportunidad para reinventar la actividad cultural en las mismas, con el fin de mantener la seguridad frente al contagio del virus y la preservación de esos lugares.

“Estamos frente a una oportunidad de reinventar lo que va a ser la actividad cultural en la playa (…) quienes prestan servicios en las playas, tienen la obligación de reorganicarse (…) es una oportunidad para que las playas se usen de mejor manera”, dijo.

El oficial dijo que las autoridades locales deberán hacer control de ingreso y auditorias frente a la posibilidad de reabrir las playas en medio de la crisis sanitaria por del virus.

En ese sentido, señaló que la Dimar ya ha venido trabajando con el Ministerio de Turismo en las propuestas para cumplir con los protocolos de bioseguridad en las playas.

“Una inspección o auditoría a cada playa para identificar el sitio de ingreso (…) y en ese punto tener todos los elementos de bioseguridad como es la toma de la temperatura, lo del gel, lo del alcohol. Por eso tener limitación para las actividades que se van a desarrollar”, dijo en RCN Radio.

Sin embargo, el contralmirante reconoció que identificar un solo ingreso en algunas playas no será fácil.

“La tarea no está autorizada, pero eso no significa que debamos alistarnos y empezar a tener planes listos (…) veo que hay un trabajo importante de lo que significa el autocontrol y regulación de quienes prestan servicios en la playa”, dijo.

La propuesta por parte de la Dimar ya se presentó al Ministerio de Salud y estipula que no podrá haber un aforo superior al 30% en las playas, además de protocolos de ingreso y puntos de limpieza de manos y pies.

La Dimar dice que se debe contemplar el distanciamiento social y la prohibición del ingreso de menores de 12 años y mayores de 70 años.

La propuesta de reabrir las playas en época se empezó a escuchar en el Consejo de Santa Marta. La idea es reactivar el turismo de manera gradual y se sustenta en los altos índices de desempleo por la crisis económica derivada de la crisis.