El MIO volvió a dejar tirados a bañista en Pance

El servicio de nuevo falló, cientos de personas debieron esperar por horas un bus.
Miles de ciudadanos como cada puente festivo -si no llueve- llegaron a Pance entre el domingo y el lunes.
Pero de nuevo, el transporte generó caos.
Las buseta de transporte tradicional no eran suficientes y el MIO no tuvo respuesta.

Con sol, calor intenso y horas de espera, hubo molestia.
Este es un destino turístico preferido en días festivos y con altas temperaturas.
Generó molestia la respuesta de MetroCali frente a la falta de buses alimentadores (los que pueden subir por lo estrecho de la vía).
La flota pasa cada 5 minutos, según Metro Cali.
Está era la fila que se vió toda la mañana del lunes en la Estación Universidades.
 

Pero “las condiciones en la vía pueden alterar el paso por alguna de las paradas o estaciones”.
Según la entidad, son “rutas alimentadoras que comparten la vía con el resto de vehículos y el tráfico normal”.
“Programamos 16 vehículos en la jornada de la tarde para atender La Vorágine, 4 más que en la mañana. Las filas son normales por la afluencia de público”, explican.
Pero para ese público, no fue normal esperar más de una hora el bus.
Muchos terminaron yéndose en busetas, piratas y pagando un taxi entre varios.
Se cuestiona que desde el MIO aún no se tenga un plan de contingencia para estos puentes festivos.

Pance colapsó.
Y no solo el transporte en MIO fue un caos, el acceso a esta zona natural fue problemática.
Nada nuevo el colapso cuando llegan miles de visitantes.
Carros, motos, peatones, buses; todos entre pitos, empujones, frenazos.
Los propios ciudadanos grabaron la caótica situación.
Todos llegaron para buscar refrescarse en esta reserva natural.
Y esa alta presencia de turistas, pone en alerta a las autoridades ambientales.
La culminación de la carretera urge