La polémica surgió en torno a la estatua de Sebasti­án de Belalcázar, de­rribada en Cali por indígenas del Cauca durante el paro naci­onal.

Jorge Iván, alcalde de Cali, le pegó tremenda peinada al Ministro de Defensa Diego Molano, que anunció que la Estatua Monumento a Sebastián de Belalcázar volvería a su lugar donde fue derribado, al oeste de la ciudad de Cali.

Ante esto, el alcalde de la ciudad de Cali le respondió así: “El ministro de­be saber que vuelve el monumento, de la misma manera que vue­lven los monumentos de nuestro pueblo afro, indígena, mest­izo y español. El señor ministro que mande en Bogotá que aquí mandamos los caleños”, indicó Ospina.​