¿ Qué tal este disfraz de un preso ?

Clauvino da Silva lo planeó concienzudamente y preparó a conciencia un disfraz para hacerse pasar por su hija y burlar a sus carceleros de la prisión de Río de Janeiro donde cumple condena. No sólo se vistió cuidadosamente con ropa femenina sino que se fabricó -o le fabricaron- una máscara de plástico para el parecido fuera casi perfecto. Pero sólo casi, porque los funcionarios sospecharon algo y le descubrieron antes de que pudiera escapar.

Da Silva, traficante en la ciudad de Angra dos Reis, fue interceptado el sábado por los guardias del centro penitenciario de Bangu cuando intentaba salir tras las horas de visita. Su plan consistía en fingir que era su hija y que esta se quedase en el interior de la cárcel.

Su hija, por supuesto, ha sido detenida, junto a otras siete personas implicadas en el elaborado plan de fuga del preso. Y él ha sido trasladado de momento a la prisión de Laércio da Costa Pelegrino y se enfrentará al correspondiente juicio por intento de fuga.