Rafael Nadal no jugará el US Open debido a la emergencia sanitaria que vive el País.

El español aseguró que tomó la decisión por la pandemia del coronavirus y espera que se pueda realizar con éxito el Grand Slam.

Rafael Nadal señaló que la decisión de renunciar a disputar el Abierto de Estados Unidos había sido tomada con cautela y debido a la situación sanitaria y a su estado de ánimo y añadió que respeta el trabajo de la ATP y USTA por hacer que el tenis vuelva, y también a los jugadores que decidan acudir a Nueva York porque necesiten el dinero de los premios.

En una videoconferencia con varios medios de comunicación, Nadal señaló también que sentía la cancelación del Mutua Madrid Open, pero entendía que era una decisión “sensata y coherente”.

Nadal añadió que no sabe aún si participará en el Masters 1.000 de Roma, aunque lleva entrenándose en tierra desde hace meses, y que espera ahora a ver cómo evoluciona la situación de la pandemia, y el nuevo calendario tras la cancelación de Madrid, para decidir.

“Como todas las decisiones, al final no se toman a la ligera y hay que consultarlas bien con la gente que tengo al lado y que realmente me importa. Creo que en la situación actual todas las decisiones son válidas. No hay nada que sea seguro o correcto” afirmó sobre Nueva York.

“Pero la situación sanitaria es el primer inconveniente básico a la hora de tomar mi decisión, la situación parece que no está del todo controlada, por lo cual en este caso, consultado con mi equipo decidimos esto”, prosiguió Nadal.

“Segundo, el calendario es complicado después de muchos meses sin competir. Pasar de pista dura a tierra, sin apenas tiempo y prepararse se me hace peligroso para mi cuerpo y mi futuro”, continuó.

“Luego, un tema de ánimo personal. La situación está como está, y mi ánimo no estaba como para viajar a Nueva York y competir. Si voy a competir es para tener todos los sentidos puestos en la competición y rendir al máximo, y a día de hoy hubiera sido complicado.

“Las circunstancias me han forzado a tomar esta decisión”, dijo sobre su renuncia a defender el título en Flushing Meadows. “No quiero hacer viajes largos, aquí en Mallorca está todo bajo control”, añadió.

Preguntado sobre si cree que este Grand Slam se disputará finalmente, Nadal dijo: “A día de hoy se va a disputar, parece que sí, pero no puedo decir lo que va a pasar en las próximas semanas. La intención desde luego es que se juegue Cincinnati y Nueva York. La intención de la ATP y la USTA es mantener el torneo”.