En Ucrania se llevaba a cabo un funeral a un soldado de ese país que falleció producto de los ataques rusos, que inició el pasado 24 de febrero y todavía no ha cesado, y la misa iba a ser conducida por dos sacerdotes ortodoxos.

Ambos religiosos, uno de nacionalidad ucraniana y el otro rusa, llevaban el sepelio del militar en tranquilidad hasta que el ucraniano señaló que el responsable de esta guerra era Vladimir Putin, presidente de Rusia.

Esto desató la furia del ruso, quien no midió las consecuencias de lo que podría pasar y se fue con crucifijo en mano a agredir a su colega religioso y el hecho quedó grabado.

El video de la pelea entre los sacerdotes comenzó a hacerse viral y a despertar cualquier tipo de comentario, pues el comportamiento de los religiosos no fue el más adecuado y menos por la causa.

.