En todo un viral se transformó una influencer de 26 años que aseguró que “solo salgo con chicos que gasten 100 mil dólares para impresionarme”, asegurando que a veces volaba a Mónaco o París solo para tener citas y que no le importaba si su estilo de vida extravagante generaba críticas.



Amy contó en entrevista con The Mirror que “nueve de cada 10 de mis citas han sido directores ejecutivos porque me gustan las personas que tienen mucho éxito y son muy libres financieramente y los directores ejecutivos suelen tener más libertad con sus propios horarios”.

Agregó que “me encanta el lujo: los artículos de lujo, la moda. Me atraen naturalmente las cosas de calidad. Es un estilo de vida donde es muy fácil, muy conveniente, muy hermoso, inspirador y emocionante. Estar rodeado de personas de ideas afines me ha demostrado que esto es lo que quiero en mi vida”.



“En realidad, no encuentro mucha gente que me critique por eso, pero si lo hacen, simplemente diría, ‘oye, esta es mi vida, esto es lo que valoro y estas son mis metas’”, sentenció.