Virus G4 descendiente de la cepa H1N1 ¿se avecina una nueva pandemia?

Investigadores descubrieron en China una nueva cepa del virus de la gripe porcina con todas las características capaces de causar una futura emergencia sanitaria, según un estudio publicado el lunes en la revista científica estadounidense PNAS.

El virus se llama G4 y desciende genéticamente de la cepa H1N1 que causó alerta en el 2009: “Tiene todos los rasgos esenciales que muestran una alta adaptabilidad para infectar a los humanos”, escriben los autores, científicos de universidades chinas y del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China.

El trabajo presentado es voluminoso: de 2011 a 2018, se tomaron 30.000 muestras con hisopos nasales de cerdos en mataderos en 10 provincias chinas y en un hospital veterinario, lo que permitió aislar 179 virus de gripe porcina.

La mayoría eran de la nueva variedad, que se ha vuelto dominante en los cerdos desde 2016.

A partir de allí, los investigadores llevaron a cabo diversos experimentos en laboratorio con hurones, animales ampliamente utilizados en la investigación de la gripe porque sus síntomas son comparables a los de los humanos: tienen fiebre, tosen y estornudan.

Observaron que los virus G4 eran más infecciosos, se replicaban en las células humanas y causaban en los hurones síntomas más graves que otras cepas.

Además, se constató con pruebas in vitro que la inmunidad obtenida tras el contacto con los virus humanos de la gripe estacional no protege contra G4.

La otra mala noticia es que un número relativamente alto de trabajadores que tienen contacto habitual con cerdos habían sido infectados, 10,4%, según los análisis de sangre que detectaron la presencia de anticuerpos contra el virus.

El 4,4% de la población general también parecía estar infectada.

Por lo tanto, el virus ya se ha propagado a los humanos, dicen los científicos, pero no hay evidencia de que pueda transmitirse de humano a humano. Ese es precisamente su temor actual.

“Las pandemias ocurren cuando los virus de gripe A con un nuevo antígeno de superficie HA se vuelven capaces de transmitirse de humano a humano”, concluyen los investigadores.

“La preocupación es que las infecciones de humanos por los virus G4 no conducen a la adaptación humana y aumentan el riesgo de una pandemia humana”.