“Vivíamos en arriendo, todos en una sola pieza, mi papá, mi mamá y yo” Egan Bernal

En el homenaje a Egan Bernal en Zipaquirá no se aparecieron los políticos. Ni los los lagartos. En el acto, tal y como se lo había soñado el campeón de Tour de Francia, estaba el pueblo que lo vio dar sus primeros pedalazos.

Egan, micrófono en mano, aprovechó para contar la historia de su niñez. Su mensaje iba dirigido a las familias humildes, que como la de él, nacen con todo en contra. Y a ellos les habló de los sueños que se hacen realidad.

El ciclista contó que parte de su niñez la vivió en el barrio Bolívar de Zipaquirá, un sector “bonito pero con problemas”. Si alguien le hubiera dicho por aquellos años que algún día ganaría el Tour de Francia no lo habría creído.

Por las dificultades económicas, Egan y sus padres debieron vivir en arriendo de barrio en barrio.

“Con mi familia vivíamos en arriendo, todos en una sola pieza”. En esa época, Egan empezó a demostrar su talento y recibió el apoyo de varias personas que lo guiaron por un camino que de todos modos se percibía incierto.